GRIFERÍA DE BAÑO

Los grifos o la grifería de baño son llaves de paso, elementos de una instalación de fontanería que permiten el paso de agua, controlar su caudal, flujo e incluso presión de salida.

Más
por página

Existen dos llaves de paso independientes: la de agua fría y la de agua caliente. Estas dos llaves desembocan en el mismo conducto de salida, de forma que se pueden accionar una, otra, o las dos a la vez regulando en cada una de ellas la cantidad de flujo de agua saliente. De esta manera, es muy sencillo elegir manualmente la temperatura del agua que se quiere obtener. Este tipo de grifos son muy habituales para lavabos, bidés, fregaderos o duchas.

Consisten en una única palanca mediante la cual se controla el caudal de agua y su temperatura. La salida se ejecuta haciendo palanca hacia arriba o hacia abajo y el control de la temperatura variaría en función del movimiento horizontal hacia un lado u otro. También estos elementos de grifería son algunos de los más habituales en las instalaciones de elementos sanitarios en baños y cocinas.


Este tipo de grifos cuenta con dos mandos, uno que controla la salida del agua, y otro que permite seleccionar la temperatura exacta que se desee para el agua.

Existen distintos tipos de grifería habituales en las instalaciones de fontanería actuales: