Filtrar por:

Marca

BIDES

Los bidés, o también llamados bidets, son recipientes que sirven para el aseo personal y forman parte del mobiliario y la instalación de muchos baños. Aunque su uso no es tan común como otros sanitarios con el fin de asearse (ducha, lavabo), lo cierto es que hay quien lo considera de gran utilidad.

Se utilizan principalmente para la higie...

BIDES

Los bidés, o también llamados bidets, son recipientes que sirven para el aseo personal y forman parte del mobiliario y la instalación de muchos baños. Aunque su uso no es tan común como otros sanitarios con el fin de asearse (ducha, lavabo), lo cierto es que hay quien lo considera de gran utilidad.

Se utilizan principalmente para la higiene íntima o para lavar los pies, dado que se instalan a baja altura y resultan muy cómodos para estos fines. Al igual que lavabos e inodoros, los bidés están fabricados a base de materiales impermeables, resistentes al agua y a la humedad, así como fáciles de limpiar y más sencillos de mantener en buen estado. Estos materiales suelen ser comúnmente cerámica, metales, mármol o algún tipo de roca, o incluso madera tratada para poder servir con este fin.

Los bidés más comunes, en países como España, son aquellos de chorro horizontal, es decir, en los que el agua sale desde un grifo cuya boca apunta de forma horizontal, permitiendo que sea más sencillo realizar la limpieza personal. Al igual que los lavabos, los bidés suelen contar con dos llaves de agua, una para el agua fría y otra para el agua caliente, permitiendo regular así la temperatura adecuada y deseada por la persona que los use. O bien pueden contar con una única llave regulable que permita del mismo modo controlar el agua caliente y el agua fría.

Existen distintas formas o tipos de instalaciones para los bidés. Lo cierto es que al ser muy similares a inodoros y lavabos, el sistema es muy parecido. Cuentan con un desagüe que permite evacuar el agua utilizada y este está conectado a la instalación de fontanería del hogar o el establecimiento que cuente con uno de estos elementos en su cuarto de baño.

Generalmente se puede distinguir entre:

  • Bidés a suelo

    : Estos se encuentran anclados al suelo, a escasa altura (unos 40 cm), mediante un pequeño pedestal o elemento cerámico que lo eleva.

  • Bidés suspendidos

    : En estos casos, los bidés se anclan, pero no al suelo, sino a la pared, de forma que quedan elevados por encima del suelo sin entrar en contacto con él.

La elección de si instalar o no un bidé en el baño de una casa o establecimiento va a depender muchas veces de las posibilidades y características de la instalación de agua y fontanería del edificio, pero también de las dimensiones del baño y la disposición del resto de elementos (lavabos, duchas, inodoros, muebles de baño, etc.). Para todos los que deseen incorporar a sus baños un sanitario de este tipo, la elección de un modelo u otro dependerá una vez más de las características y medidas de la estancia, pero también de los gustos personales y del estilo que se le quiera dar al baño o el diseño de los demás sanitarios y del mobiliario.

A la hora de comprar bidés online, lo mejor es tener bien claro las medidas óptimas y que requieren para nuestro baño, y a partir de ahí comparar distintos modelos y posibilidades. La gran ventaja de comprar online es que habitualmente las ofertas, descuentos y promociones son mucho más provechosas que en una tienda física, sin verse perjudicadas por ello la calidad y la garantía del servicio ofrecido.

Más

BIDES

Los bidés, o también llamados bidets, son recipientes que sirven para el aseo personal y forman parte del mobiliario y la instalación de muchos baños. Aunque su uso no es tan común como otros sanitarios con el fin de asearse (ducha, lavabo), lo cierto es que hay quien lo considera de gran utilidad.

Se utilizan principalmente para la higiene íntima o para lavar los pies, dado que se instalan a baja altura y resultan muy cómodos para estos fines. Al igual que lavabos e inodoros, los bidés están fabricados a base de materiales impermeables, resistentes al agua y a la humedad, así como fáciles de limpiar y más sencillos de mantener en buen estado. Estos materiales suelen ser comúnmente cerámica, metales, mármol o algún tipo de roca, o incluso madera tratada para poder servir con este fin.

Los bidés más comunes, en países como España, son aquellos de chorro horizontal, es decir, en los que el agua sale desde un grifo cuya boca apunta de forma horizontal, permitiendo que sea más sencillo realizar la limpieza personal. Al igual que los lavabos, los bidés suelen contar con dos llaves de agua, una para el agua fría y otra para el agua caliente, permitiendo regular así la temperatura adecuada y deseada por la persona que los use. O bien pueden contar con una única llave regulable que permita del mismo modo controlar el agua caliente y el agua fría.

Existen distintas formas o tipos de instalaciones para los bidés. Lo cierto es que al ser muy similares a inodoros y lavabos, el sistema es muy parecido. Cuentan con un desagüe que permite evacuar el agua utilizada y este está conectado a la instalación de fontanería del hogar o el establecimiento que cuente con uno de estos elementos en su cuarto de baño.

Generalmente se puede distinguir entre:

  • Bidés a suelo

    : Estos se encuentran anclados al suelo, a escasa altura (unos 40 cm), mediante un pequeño pedestal o elemento cerámico que lo eleva.

  • Bidés suspendidos

    : En estos casos, los bidés se anclan, pero no al suelo, sino a la pared, de forma que quedan elevados por encima del suelo sin entrar en contacto con él.

La elección de si instalar o no un bidé en el baño de una casa o establecimiento va a depender muchas veces de las posibilidades y características de la instalación de agua y fontanería del edificio, pero también de las dimensiones del baño y la disposición del resto de elementos (lavabos, duchas, inodoros, muebles de baño, etc.). Para todos los que deseen incorporar a sus baños un sanitario de este tipo, la elección de un modelo u otro dependerá una vez más de las características y medidas de la estancia, pero también de los gustos personales y del estilo que se le quiera dar al baño o el diseño de los demás sanitarios y del mobiliario.

A la hora de comprar bidés online, lo mejor es tener bien claro las medidas óptimas y que requieren para nuestro baño, y a partir de ahí comparar distintos modelos y posibilidades. La gran ventaja de comprar online es que habitualmente las ofertas, descuentos y promociones son mucho más provechosas que en una tienda física, sin verse perjudicadas por ello la calidad y la garantía del servicio ofrecido.